El 17 de mayo de 1990 la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, terminando así con un siglo de homofóbia médica y discriminación colectiva hacia las personas de la comunidad LGBTIQ+.

En la conmemoración de este día buscamos reconocer y reivindicar la diversidad sexual por medio de la reflexión y compromiso de erradicar cualquier tipo de discriminación o maltrato por motivos de orientación sexual e identidad de género, promoviendo así una convivencia escolar más inclusiva y respetuosa de la diversidad.

La homofobia, la lesbofobia y la transfobia son el odio irracional hacia personas cuya orientación sexual es diferente a la heterosexual y su identidad de género no coincide con su sexo biológico.