MAESTRO GENERALE
Ordine della B. M. V. della Mercede
        PP. Mercedari                                         

                                  

Con Cristo Redentor, María de la Merced y san Pedro Nolasco en fraternidad y servicio.

Prot. MG 11/2020

 

FELIZ DÍA DE LA CONFIRMACIÓN DE LA ORDEN

 

A los PP. Provinciales y Religiosos de la Orden.

Presente.-

 

Estimados   hermanos,   con   alegría   redentora   los   saludo   en   este   día   que conmemoramos los 785 Años de la Confirmación Pontificia de nuestra Orden, que en letras latinas señalaban lo siguiente:

Gregorius Episcopus servus servorum Dei. Dilectis filiis magistro, et Fratribus domus Sanctae Eulaliae Barcinonensis. Devotionis vestrae precibus inclinati, praesenti vobis auctoritate concedimus, ut cum nondum aliqua sit a vobis ex Religionibus approbatis assumpta;   B.   Augustini   possitis   Ordinem   profiteri,   Datum   Perusiae   16,   Calend. Februarii, Pontificatus Nostri Anno octavo.

Recordando esta joya impresa ubicada en los archivos vaticanos, que tuvo lugar en la ciudad medieval de Perugia, Italia, y que a la vez, es parte de nuestra historia y tradición, traigo a la memoria lo que escribía fray Faustino D. Gazulla, al hablar de la Orden  hasta  ser  confirmada  por  la  Santa  Sede,  donde  concluía  en  sus  Estudios históricocríticos  diciendo:  “Gregorio  IX  confirmó  la  Orden  con  su  bula  Devotionis vestrae, expedida el 17 de enero de 1235, año octavo de su pontificado”.

Viendo que faltan quince años para la celebración del Año jubilar los animo a todos  ustedes  a  valorar  nuestro  patrimonio  histórico  y  revalorar  las  fuentes  de  la tradición, leyendo a nuestros autores mercedarios, enseñando estas fechas memorables a los  religiosos  en  las  casas  de  formación  y  teniendo  presente  que  la  riqueza  de  la investigación histórica nos permite seguir conociendo y amando a la Orden, a través de lo que uno integra durante su vida consagrada.

Es  muy  bonito  saber  que  al  llegar  las  festividades  mercedarias,  nos  reunimos eucarísticamente  dando  gracias  a  Dios  por  todo  lo  que  es,  ha  hecho  y  continúa realizando la Orden a través de su carisma, espiritualidad y apostolado redentor. Es por ello,  que  los  invito  a  celebrar  la  donación  de  la  infinita  misericordia  de  Dios  entre nosotros,  sintiéndonos  bendecidos  por  Dios  quien  nos  da  la  fuerza  para  la  misión  en favor de los cautivos de nuestro tiempo. Con la esperanza de “conservar el entusiasmo” como  invitaba  el  Papa  Francisco  a  toda  la  Orden  durante  el  Año  del  Jubileo  2018, sigamos las huellas de Cristo Redentor para renovarnos en el carisma y la misión de san Pedro Nolasco, en caminos de libertad.

A  través  de  estas  líneas,  les  doy  un  fuerte  abrazo  y  por  no  decir  ¡salud,

hermanos!  por  este  día  tan  significativo  para  todo  aquél  que  se  siente  mercedario  de corazón.  Espero  que  esta  alegría  se  difunda  entre  los  fieles  y  la  Familia  mercedaria quienes también tienen muchas muestras de cariño y agradecimiento a la Orden.

Acompañados por nuestra Madre de la Merced, sigamos alabando a Dios con el Salmo 88 que hemos recitado en la eucaristía de hoy, diciendo: Cantaré eternamente las misericordias del Señor y anunciaré tu fidelidad por todas las edades, letras y frases de la  Palabra  de  Dios,  que  modestia  aparte  me  hace  recordar  siempre  mi  ordenación sacerdotal, cuando en la eucaristía canté este salmo en acción de gracias al Señor por haberme llamado a su servicio eclesial a través de la Orden.

Con estos sentimientos que expresan mi cercanía fraterna y la alegría de ser un

servidor entre ustedes, me despido atentamente con signos de amistad y servicio.

 

Roma, 17 de enero de 2020, a los 801 Años de la fundación de la Orden de la

Bienaventurada Virgen María de la Merced.

 

P. Fr. Juan Carlos Saavedra Lucho, O. de M.    

Maestro General